miércoles, 18 de junio de 2008

Breve balance del Arrow Rock

Con más de 24 horas de retraso y con unas cuantas actividades no previstas en el programa de actos inicial, al final nuestra expedición regresaba ayer más o menos triunfalmente a Madrid, con un renovado catálogo de anécdotas más o menos risibles.

Ciñéndonos exclusivamente al Arrow Rock, me quedo con los conciertos de Def Leppard y con el de Twisted Sister, que aunque salieron sin sus disfraces de "putas travestidas" (Eldariel dixit), dieron el show más enérgico que les recuerdo desde que les vi por primera vez hace unos cinco años.

Por otro lado la decepción fue Whitesnake, por mucho que me duela reconocerlo. La voz de Coverdale estuvo realmente baja de forma desde los primeros minutos del concierto hasta el final. Al menos, tuvimos la oportunidad de disfrutar de la emotiva aparición de Adrian Vandenberg para tocar "Here I go Again".

Gotthard mejoraron mucho la impresión que me estaban dando en sus últimos conciertos -francamente decepcionante en nuestros últimos encuenbtros-. Journey sufrieron los peores problemas de sonido por culpa del viento, pero salvaron el concierto con nota bastante alta (no tanto como en La Riviera hace dos domingos, pero bien). REO Speedwagon y Kansas nos ofrecieron dos conciertos elegantes y majestuosos. Motörhead demostraron ser la banda más heavy del festival (tampoco lo tenían muy difícil), con un Lemmy impresionante. Nunca defraudan.

Y finalmente, el espectáculo de Kiss es, directamente de otro mundo. Ellos son el gran circo del Rock n’roll, sólo queda rendirse a sus pies: fuegos artificiales, plataformas volantes, Gene Simmons escupiendo sangre, Paul Stanley volando…


Y todo con un repertorio repleto de clásicos: Strutter, Deuce, Cold Gin, Black Diamond,Shout it out loud, I love it loud, Lick it up, Love Gun...

"Rainbow" y Kiss compartiendo escenario

¡Más detalles en la crónica que estoy redactando para el próximo número de Rock Star!

Por cierto, fotos de calidad profesional del evento AQUÍ.